Residuos y economía circular

Ciudades sustentables

Residuos y economía circular

La generación de residuos es un producto natural de la urbanización, el desarrollo económico y el crecimiento de la población. A medida que las naciones y las ciudades se vuelven más pobladas y prósperas, estas ofrecen más productos y servicios a la ciudadanía, lo cual también da como resultado un aumento proporcional en la generación de residuos y la necesidad para manejarlos.

En promedio, en el mundo se generan diariamente 0.74 kg de residuos per cápita, sin embargo, las tasas por país fluctúan ampliamente de 0.11 a 4.54 kg per cápita por día. En el caso de México, la generación per cápita de residuos sólidos urbanos al día es de 0.944 kg.

Los materiales reciclables constituyen una fracción sustancial de los flujos de residuos, que van desde el 16% de papel, cartón, plástico, metal y vidrio en los países de bajos ingresos hasta aproximadamente el 50% en los países de ingresos altos.

Actualmente, en GIZ México nos enfocamos en atender la problemática de la gestión de residuos plásticos para evitar su entrada a los océanos y ecosistemas costeros.


Economía circular

La economía circular es un nuevo modelo económico que representa un progreso sustentable al pasar de ser un modelo lineal basado en el consumo y la eliminación a prolongar la vida útil y el uso de productos y materiales, así como de minimizar el desperdicio. Además, implica el desarrollo de un ecosistema en el que las innovaciones en sostenibilidad apoyen áreas completamente nuevas de actividad económica.

Este modelo también proporciona el marco para desarrollar nuevos modelos de negocio destinados a aumentar el valor, el uso y la vida útil de los materiales, productos y activos y el diseño sin generar residuos en la producción y el consumo.

El panorama en México

En México, como en muchos países, se han propuesto planteamientos para realizar un tránsito hacia la economía circular. El documento Visión nacional hacia una gestión sustentable: cero residuos de la Semarnat, [https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/435917/Vision_Nacional_Cero_Residuos_6_FEB_2019.pdf], establece como uno de sus principios rectores que se deben determinar las bases y desarrollar los mecanismos e instrumentos para implementar un enfoque de economía circular que fortalezca la gestión sustentable de materiales con una visión cero residuos.

Esta transformación significa un reto importante no sólo para el gobierno, sino también para otros sectores como el privado, la sociedad civil, la academia, entre otros. Uno de los desafíos es aumentar la cobertura de recolección de residuos a nivel nacional (aproximadamente al 84%), así como instalar infraestructura para su tratamiento y disposición, ya que de esta recolección únicamente el 72% se destina a sitios de disposición final.

Otro de los retos es aumentar la recuperación de materiales valorizables, ya que de la generación total son susceptibles de aprovechamiento el 31.56%, sin embargo, sólo se recicla menos del 9% de los residuos generados.


Enfoque GIZ

Estas son algunas de nuestras acciones en el manejo de residuos y la transición hacia una economía circular:

  • Promover soluciones al problema de la entrada de residuos a los océanos fortaleciendo las capacidades de los actores locales.
  • Involucrar a las empresas en iniciativas multisectoriales que ayuden a detener la entrada de plásticos al mar.
  • Apoyar la construcción de estrategias para la prevención y manejo sustentable del plástico y sus residuos con un enfoque de economía circular.
  • Fomentar el intercambio de experiencias y buenas prácticas entre gobiernos, organizaciones de la sociedad civil y empresas a nivel nacional y regional para prevenir la contaminación marina.
  • Impulsar los esfuerzos para la sensibilización a través de esquemas innovadores, así como impulsar el avance de la digitalización en los procesos que ayudan a tener una mejor gestión de residuos.
  • Diseñar herramientas para generar diagnósticos y hacer visibles las oportunidades de mejora en empresas y ciudades en la gestión de residuos, en colaboración con los diferentes sectores y para ayudar a los tomadores de decisiones.
  • Estimular el diálogo entre sectores para apoyar el cambio positivo y un entorno propicio para los proyectos.