Transporte inteligente

Transporte sustentable

Transporte inteligente

La movilidad inteligente se refiere a sistemas que utilizan las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y que brindan a la ciudadanía beneficios como la reducción del tráfico, la disminución de tiempos de traslado, costos y contaminación y el aumento de la percepción de seguridad. En tanto, las ciudades se benefician con la disminución de costos en la logística del tráfico, lo que impacta positivamente en la economía urbana.

Los sistemas para la movilidad inteligente facilitan la coordinación e intercambio de información de los diferentes modos de transporte: autobuses urbanos, metro, tren, sistemas de bicicletas públicas, transporte logístico, etcétera.

En un sentido estricto, para considerar que una ciudad cuenta con un sistema de movilidad inteligente, éste deberá caracterizarse por ser autooperativo y autocorregible, es decir, un sistema en el que la intervención humana es mínima.

En el caso de México, gran parte de las ciudades carecen de infraestructura para la recolección, procesamiento y capacidad de análisis de datos que contribuyan al proceso de planeación de la movilidad urbana.

Cabe mencionar que algunas ciudades mexicanas han sido escenario de la oferta de servicios de movilidad “sobre demanda y como servicio” (MaaS) a partir de plataformas digitales, principalmente de origen privado. Sin embargo, estas ciudades no han contado con instrumentos normativos para su regulación, lo cual genera impactos negativos en el proceso de planeación de la movilidad.


Enfoque GIZ

En GIZ promovemos estrategias y soluciones de movilidad inteligente que tienen un impacto medible y comprobable en la disminución de emisiones contaminantes, incluyendo CO2, NOx y el ruido. Asimismo, reconocemos que los procesos de digitalización están reconfigurando el sector de la movilidad en las ciudades y son clave en el proceso de descarbonización de los sistemas de transporte, lo que representa el 20% del total de las emisiones.

Reconocemos también que la movilidad inteligente prioriza soluciones que atiendan a los modos de movilidad urbana de manera jerárquica, siendo la movilidad no motorizada la más importante, seguida del transporte público, transporte de carga y, por último, la movilidad individual como automóviles y motocicletas.